Archivo | junio, 2011

No te enfades cariño

27 Jun

No te enciendas si ves que doy de nuevo
la vuelta a tu tortilla,
no me pegues si estoy siempre metiendo
los dedos en tu herida.

Aguántame otro rato prisionera
que tengo que buscarte las cosquillas
a ver si todavía me quieres o con esta
parece que se agoten ya las pilas.

No te enfades si ves que ayer tampoco
fuí a comprarte en secreto un ramillo de lilas
ni recogí el café ni te llamé al trabajo
ni preparé cruasanes con fresa y mantequilla

No te enfades si sigo siendo yo
y ya no soy yo mismo.
Y esta noche si aún quieres 
te llevaré al sofá un tercio de Granada
y cogeré tus pies cansados con mis manos
y rajaremos juntos del cretino de turno,
y lo molesta y rancia que es a veces la vida.
Y esta noche si quieres te taparé la espalda
mientras sueñas dormida. 

No te alteres si digo que estoy yendo,
que voy a ir en seguida,
que me falta un segundo
que ahora mismo te atiendo

Aguántame otro rato carcelera,
si dejo levantada
la tapa, y los calzones
tirados a los pies de nuestra cama

No te enfades si sigo discutiendo
cada palabra dada
Y esta noche si aún quieres
te llevaré al sofá una cerveza helada
y cogeré tus pies cansados con mis manos
y rajaremos juntos del cretino de turno,
y lo molesta y rancia que es a veces la vida.
Y esta noche si quieres te taparé la espalda
mientras sueñas dormida. 

 

 

Tu cometa

3 Jun

Voy a dejarme el alma entre tus brazos
en una de estas noches
de correr por las calles tras tu rastro,
lágrimas de niño asustado, trabado en la inocencia. 

De lunes a domingo machacado por el vibrar ingrato del movil al despertar,
en mitad de resacas de lágrimas y vodka caramelo
no soy tu nada sino la sombra que te sigue,
soy el vasero permanente de tu indolencia.

Voy a esperar delante de las luces,
en esta madrugada,
en la tiniebla tubular de tus ojos brillantes
quietud de temerosa marioneta es mi única estrategia

Soy tu cometa,
voy bailando tus vientos con esa sonrisa
de idiota enamorado, pagafantas
buscando entre tus sombras
detrás siempre del halo que proyectas

Hoy me he despertado entre cristales rotos,
anoche destrocé los anhelos felices,
hoy he despertado con el crujido de mi alma quebrada,
y al alcanzar la calle destrozado he vislumbrado un nuevo,
fulgor en la otra acera,
y he seguido el reflejo
soy un adolescente efervescente,
hoy soy feliz de nuevo.