Un recuerdo

14 Mar

A principios de septiembre de este año estaba decidiendo a que gimnasio me apuntaba. Me pasé por el Inacua, que me pillaba un poco lejos pero parecía cómodo tan cerquita de la autovía.

Había una cola enorme de gente apuntando a los chavales en las clases de natación y demás. En medio de la cola con un chiquillo en una mano y empujando a otro en su silla de bebé vi una chica con la que estuve apenas unas semanas hace más de 15 años. No me porté demasiado bien con ella, y aunque, durante estos años la penitencia del pensamiento me hace sentir saldados los remordimientos, es posible que ella no me guarde un buen recuerdo, si es que me guarda alguno. 

Mi recuerdo de esas semanas sin embargo es hermoso, lo tengo almacenado entre unas cuantas bonitas historias del pasado. No hablé con ella, no me apunté a ese gimnasio, preferí la cobardía de guardarme ese recuerdo en su burbuja, en ese almacén donde nadie, ni nosotros mismos, podamos ensuciarlo.

Se me vino a la mente leyendo Hello Stranger

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: